paola 1

Si existía la sospecha de la manipulación de los exámenes antidopaje, una llamada telefónica que recibió la esgrimista Paola Pliego, confirmó que había sido víctima de un complot que podría develar la forma que se maneja el deporte en México, demanda que está pendiente, hasta que se cierre el caso en un plazo de 42 días, a partir del 12 de septiembre, fecha de la exoneración informada por la Federación Internacional de Esgrima (FIE).

El abogado Ricardo de Buen, miembro del Tribunal Internacional de Apelación y Arbitraje del Deporte, quien replanteó los antecedentes, donde detectaron “errores de procedimiento” del Laboratorio Nacional Antidopaje de la CONADE, informó que habían mantenido la secrecía a la espera de que la Agencia Mundial Antidopaje acepté o no la resolución absolutoria de la sablista mexicana por parte de la FIE, quien confirmó lo dicho por la deportista.

 

Aunque no mencionaron el nombre de la persona que la “exhortó” a no abrir la muestra “B”, durante el procedimiento que ella inició para poder asistir a los Juegos Olímpicos de Río 2016, las autoridades deportivas – no inculparon directamente a los organismos nacionales involucrados en su exclusión – aceptó en un documento que dio lectura –, hicieron todo lo posible por eliminarla de la lista, sin oportunidad de demostrar su inocencia.

Paola solicitó el día 29 de julio la apertura de la muestra “B” y el cuatro de agosto, fecha de la apertura, le informó la Federación Mexicana de Esgrima (FME) dirigida en su tercer periodo por Jorge Castro, que con una prisa inusual ya habían borrado su nombre para Río 2016. Nunca tuvo el apoyo del organismo y añadió que el Laboratorio que estaba en la lista negra junto con China, “no tuvo tiempo” de abrirla tampoco.

Su rostro, se transforma, sus gestos dan cuenta del daño moral y económico ocasionado en su vida como deportista, porque no puede retroceder el tiempo y los Juegos Olímpicos de Tokio plantean una nueva realidad.

Sus padres invirtieron en cuatro años de concentración en Portland, Estados Unidos, y Roma, Italia, el equivalente a 960,000 pesos, solo por el pago de entrenador, sin contar hospedaje y alimentación; además del pago de los honorarios del despacho jurídico y los gastos de viaje a Europa corren por su cuenta.

“No esa oportunidad nunca va a regresar, nunca vamos a regresar al 2016 y nunca caminaré por la ceremonia de inauguración a la que yo no fui, y quién sabe, si se me rompe la pierna antes del 2020, lo que me quitaron y nunca sabremos si de verdad se va a poder recuperar”, luego de que en las muestras analizadas por el Laboratorio de la CONADE encontró la sustancia modafinil, en los exámenes del Campeonato Panamericano celebrado en Panamá, donde la deportista obtuvo la medalla de bronce, pero en el laboratorio de Colonia, en Alemania, no encontró rastros de una sustancia prohibida.

Ricardo de Buen y su despacho recopilaron toda la información disponible, se dieron cuenta de las anomalías y éstas fueron enviadas a la FIE, organismo que abrió una investigación que puede tener repercusiones, si existió la manipulación para afectar a la deportista, desde el punto de vista legal, lo que están valorando y la certificación del laboratorio mexicano en el que se han invertido muchos millones de dólares.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here