El director técnico Ricardo La Volpe dejó claro que la debacle de Jaguares de Chiapas empezó con la llegada del papa Francisco a México y concretamente a la Selva Lacandona.

El todavía estratega de los felinos señalo: ”cuando yo llegué con Carlos Chargoy y el señor Palma, el equipo arrancó al día, hasta que vino el Papa estuvimos al día y hubo hasta premios por haber estado en una Liguilla, por haber estado en un cuarto lugar. Si tú me preguntas después del Papa qué paso, el fondo ya no lo sé”.

Se refirió al nulo apoyo de la Liga MX cuando los mandaron a jugar al Estadio Cuauhtémoc de Puebla por la visita del Pontífice.

“Yo sé que por ejemplo, en el caso de Cuauhtémoc, jugó hasta con la camiseta N° 100. O sea, algunas cosas se pueden hacer en la Federación [Mexicana de Futbol].

A nosotros no nos dejaron jugar un partido de local a nivel del mar, que es como jugamos nosotros. Jalisco estaba a una hora, podíamos haber ido allá; podíamos haber ido a Cancún y se tomó una determinación a través de una federación, que Atlante no está en Primera ‘A’ . Si Atlante no jugaba, los que jugábamos éramos nosotros y no nos dejaron”.

La Volpe reiteró su teoría sobre el colapso de su equipo, y enlistó los hechos que la acompañaron.

“No me preguntes el porqué, pero todo el problema empieza a originarse después de febrero. Después de febrero hubo un huracán, un viento en contra desde los resultados, desde los manejos, desde la cuestión económica y vino la huelga, la ‘no concentración’. A eso auméntale que el equipo no anduvo bien”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here