El amor y adimiración por Lionel Messi parece no tener límites y quedó demostrado durante las vaciones del argentino en Ibiza.

Mientras Leo disfrutaba de su estancia en el yate que rentó, un aficionado fue capaz de nadar hasta donde se encontraba el jugador para poder sacarse una fotografía.

Messi no se acercó al fanático que estaba en el agua, desde la comodidad de su asiento observó cómo el aficionado celebraba su logró mientras saludaba a la cámara con la que capturó el momento en el llegó a la embarcación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here