Mientras subo las estrechas escaleras de la torre de la iglesia gótica de Nördlingen, en el sur de Alemania, los escalones de piedra parecen brillar al sol, haciendo inesperados rayos de luz iluminar lo que debería ser una subida oscura, relato un Horts Lenner.DEdfrjBXYAA2nTc

Eso es porque la torre entera está hecha de piedras con pequeños diamantes dentro de ellas. Durante la construcción del pueblo, que en los registros aparece como datada del siglo 9, sus habitantes no percibieron que las piedras eran formadas por millones de pequeños diamantes – es una concentración sin igual.

Desde la cima de la torre, esta pequeña ciudad alemana -de 19 mil habitantes– es una postal de tranquilidad.

Pero fue un evento violento el responsable de esa inusual característica de Nördlingen: el impacto de un asteroide con la Tierra hace 15 millones de años.

 Viajando a una velocidad estimada de 25 km por segundo, el asteroide de 1 km de longitud golpeó el suelo con fuerza, formando un cráter de 26 km de diámetro. Es en ese punto donde queda el pueblo de Nördlingen.

El impacto sometió el suelo rocoso a tanto calor ya tanta presión que burbujas de carbono dentro de las piedras se convirtieron en pequeños diamantes – todos con menos de 0,2 milímetros, casi invisibles al ojo humano.

Como no sabían que la piedra llamada sucia estaba salpicada de diamantes, los habitantes construyeron edificios casi completamente con esa roca, haciendo de Nördlingen un pueblo sin igual en casi todo el planeta.

Pero aún más extraño es el hecho de que los habitantes sólo descubrieron recientemente el origen del cráter donde se erigió la ciudad donde viven.

Como nunca habían pensado seriamente sobre el brillo proveniente de sus casas, ellos estaban convencidos de que el pueblo había sido construido en el cráter de un volcán extinto. La historia sólo cambió cuando los geólogos estadounidenses Eugense Shoemaker y Edward Chao visitaron la ciudad en la década de 1960.

Después de estudiar el paisaje a distancia, los científicos notaron que el cráter no cumplía los criterios propios de un volcán. Entonces ellos viajaron hasta el lugar para probar su tesis: la de que el agujero se había formado de arriba abajo.DQMmnpmXkAAKt7O

La pareja no necesitó mucho tiempo para confirmar la hipótesis: al explorar el muro de la iglesia de Nördlingen, inmediatamente descubrió la acumulación de piedras preciosas.

“En la escuela, nos enseñaron que nuestra tierra es así a causa de un volcán”, recuerda Feil. “Pero después de que se descubrió que era a causa de un asteroide, todos los libros de historia fueron cambiados”, cuenta.

Poco después de la visita de los estadounidenses, geólogos locales estimaron que los muros y edificios de la ciudad contenían aproxim adamente 72 mil toneladas de diamantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here