Los escáneres revelan que aunque los cerebros de los prodigios de la memoria no tienen nada de especial en lo que respecta a su anatomía, sí muestran variaciones en lo que se refiere a sus conexiones. Incluso los neurocientíficos fueron capaces de entrenar a las personas con técnicas de memorización para que pudieran emular a los maestros en la materia.

Los aprendices pudieron recordar listas de nombres de una sola vez y mostraron patrones de conexiones cerebrales similares a las de los campeones. “Tener una buena memoria es algo que podrías aprender y para lo cual podrías entrenarte”, indicó el doctor Martin Dresler, del Centro Médico de la Universidad Radboud, en Holanda. Dresler dirigió una investigación en la que escaneó los cerebros de 23 campeones mundiales de concursos de memoria y los resultados de la misma se publicaron en la revista especializada Neuron.

La estrategia mnemónica

De acuerdo con el experto, si usas estrategias de entrenamiento mnemónicas, “realmente podrás mejorar considerablemente tu memoria, incluso si, de entrada, la tienes muy mala”.

Las técnicas incluyen el método loci o palacio de memoria, una fórmula antigua con la que construyes un viaje imaginario a través de un lugar que conoces bien, como por ejemplo el edificio en el que vives o tu casa y usas cada sitio como un indicador visual para almacenar información.

Los neurocientíficos estudiaron los cerebros de los campeones de memoria, quienes son prodigios a la hora de no olvidar grandes cantidades de información, desde naipes hasta nombres y rostros.

Escanearon sus cerebros usando resonancias magnéticas, las cuales midieron la actividad cerebral al detectar los cambios de los flujos sanguíneos. Hicieron lo mismo con un grupo de voluntarios de la misma edad y con coeficientes intelectuales similares a los campeones.

Los científicos compararon las imágenes de los cerebros de los prodigios de la memorización con las imágenes de los cerebros de los otros participantes en el estudio, y encontraron diferencias sutiles en los patrones de conectividad en un gran número de regiones del cerebro. Sin embargo, ninguna región se destacó en particular. “Aprendimos que las diferencias neurobiológicas entre los campeones mundiales de memorización y las otras personas parecían ser bastante extendidas, distribuidas y sutiles”, explicó Dresler.

Sí se puede

Los científicos entrenaron a los otros participantes del estudio, que tenían destrezas para memorizar promedio para ver si podían mejorar sus habilidades. A algunos de ellos se les entrenó con las técnicas usadas por los atletas de la memoria; a otros se les enseñaron otras estrategias que no incluían métodos mnemónicos y al resto no se les dio ningún tipo de entrenamiento.

Después de seis semanas de entrenamiento diario de 30 minutos, todos los participantes fueron sometidos a nuevos escáneres cerebrales. Los investigadores vieron un aumento notable en las capacidades de memorización en las personas entrenadas con las técnicas de la memoria de los prodigios.”En cierta forma, ellos realmente desarrollaron patrones cerebrales que nos recordaron a los patrones que vimos en los atletas (campeones de memoria)”, señaló Dresler.

“Este específico patrón en la conectividad del cerebro parece ser la base neurobiológica de un desenvolvimiento potenciado y superior de la memoria”.

Técnica antigua

El neurocientífico Boris Nikolai Konrad hizo que le escanearan su cerebro para la investigación y entrenó a los principiantes. Konrad tiene dos récords mundiales por memorizar cientos de palabras, nombres y rostros, en periodos cortos de tiempo. También es parte del Libro Guinness de los Récords Mundiales. Pese a ese notable perfil, dice que no nació con habilidades excepcionales para memorizar.

“En la escuela casi me reprueban porque no podía recordar el vocabulario de inglés.Me tomó un tiempo darme cuenta de lo que me ayuda a la hora de memorizar y particularmente de conocer estas técnicas para memorizar”, asegura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here